¿Periodismo? ¿Sociología? ¿Ciencias Políticas?

En 2006 fue nombrado director del principal periódico español, El País, un licenciado en químicas, Javier Moreno. [..] Las dos personas que en 2006 tenían responsabilidades para solucionar el mayor problema político de España, el terrorismo vasco, no eran licenciados en sociología, en derecho o en ciencias políticas. Eran químicos: Alfredo Pérez Rubalcaba, Ministro de Interior, y Josu Jon Imaz, en ese momento presidente del PNV.  [..] El español que más alto ha llegado en la política mundial, Javier Solana, era físico.

Carlos Elías en La Razón Estrangulada, argumentando a favor de la enseñanza de ciencias naturales como herramienta para fomentar la capacidad de análisis y plasticidad en los estudiantes. Pendiente resbaladiza, ya os contaré donde me lleva.

About these ads

19 comentarios

Archivado bajo Books, Politics & Society, Science & Nature

19 Respuestas a “¿Periodismo? ¿Sociología? ¿Ciencias Políticas?

  1. bettinathenomad

    Hm, a mí (politóloga) me parece que la mayoría de los licenciados en ciencias políticas estamos tan desilusionados por la política real que no nos apetece meternos en ella… así que lo dejamos para los que no sepan lo perdida que está la cosa :p

  2. En general, los licenciados en ciencias, nos gusta ver que las leyes se cumplen y disfrutamos “revelándolas”, es algo casi divino.
    A los licenciados “en letras” (ahora humanidades) les gusta elaborar leyes y si no se cumplen las cambian, como un privilegio divino.
    Sin embargo, los teólogos y moralistas, proclaman sus doctrinas en nombre divino, para que las cumplan … los demás.
    Al fin y al cabo, los humanos, humanos son , aunque se comporten de forma inhumana.
    ¡Salud en tiempo de crisis!

  3. Luposo Bones

    En mi opinión, una educación puramente científica no es la ideal para los políticos, ya que como dice ALyCie los científicos tienen a esperar que los acontecimientos transcurran cumpliendo leyes, de una manera lógica, cuando eso es imposible cuando tratamos con grandes masas de personas y sus subjetividades.

    Una educación que no incluya un sólido respeto de la “rigurosidad científica” tampoco sería deseable, ya que sin ella podemos caer en el relativismo del todo vale y el “ya explicaremos más tarde por qué falló”.

    En mi opinión hace falta combinar ambas materias, aunque creo que la preparación de una persona, no se mide sólo por su titulación, y que sus lecturas personales, sus intereses, pueden ser mucho más determinantes que su paso por la universidad.

    Finalmente os dejo una cita que considero muy acertada:

    “La ciencia es orgullosa por lo mucho que ha aprendido; la sabiduría es humilde por lo que sabe.” William Cowper

  4. Icaro

    ¿Sus asesores son también “filósofos naturales”? ¿O se rodean de científicos sociales cuyas acciones permanecen silentes, mientras ellos, que son figuras públicas reconocidas beben de sus esfuerzos? ¿No está la entrada presuponiendo, con una elegante ambigüedad, no lo niego, una causalidad cuya defensa no puede menos que calificarse de atrevimiento? Asignarles a ellos personalmente tales logros, es equiparable a asignarle a un presidente del gobierno (de cualquier estado) la autoría de todas las leyes, reglamentos y decretos que se aprueban a lo largo de una legislatura (Por cierto Zapatero es abogado, al igual que lo fue su padre)
    Sinceramente me parece demagogia de lo mas baratito que pulula por aquí.
    Resbaladiza es la pendiente, sin duda.

  5. bettinathenomad

    A ver, me parece que esto se merece algunas consideraciones más serias de las que hice arriba ;) . La enseñanza de las ciencias naturales está bien para fomentar el pensamiento lógico, la capacidad de análisis y todo lo demás, pero personalmente considero que eso no debe hacerse a coste de la enseñanza de las ciencias sociales.

    Actualmente hay una tendencia de ver las ciencias naturales como ‘superiores’ a las sociales (idea que existe también dentro de las propias ciencias sociales y es como una especie de complejo de inferioridad). Sinceramente, aunque las ciencias naturales pueden aportar mucho en cuanto a la metodología y a veces también en cuanto a los métodos de análisis, esa opinión me parece un tanto peligrosa porque puede provocar que se abandonen corrientes de investigación no cuantitativas o las que no sigan el típico modelo deductivo-nomológico. Sin embargo, estoy convencida de que muchas veces la investigación cualitativa y hasta no empírica en las ciencias sociales puede aportar ideas importantes, aclarar ciertas cosas y formar la base de otros trabajos más ‘científicos’.

    La capacidad de análisis se requiere para ambas variedades de investigación. En ciencias sociales aprendemos analizar textos, construir modelos lógicos y evaluar succesos. No me parece que haya tanta diferencia entre las dos ‘ciencias’, ni que una sea ‘peor’ que la otra. Cada una tiene su valor intrínsico y deberían ser vistas como complementarias, no como competitivas.

    Vaya chapa ;)

  6. tallcute

    Icaro, la primera reflexión que comentas me la hice yo y estoy de acuerdo: sin asesores especializados estarían perdidos. El autor se apoya en esos hechos para lanzarse en favor de la educación científica y no creo que sea la mejor forma de hacerlo. Escribí el post porque me impacto bastante por mucho que resbalara ;)

    Luposo bones: estoy bastante de acuerdo, una buena base de razonamiento y rigurosidad científica ayudaría mucho a todo el mundo. De hecho en muchas universidades británicas los alumnos de las áreas sociales ya lo aprenden.

    Bettina: no sé como están tan locos para meterse en esos embolados ;)

  7. Aldo

    Yo me he leído el libro de Elías que, por cierto, considero excelente, y creo que aquí esa afirmación está sacada de contexto. Elías afirma que es conveniente tener a la vez una educación en ciencias y letras y sugiere que para ello es mejor estudiar primero químicas (o cualquiera de ciencias o ingeniería) y después periodismo (u otra de letras o ciencias sociales) como hizo, por ejemplo, el director de El País. Considera que al contrario es muy complicado. Y señala asimismo que mientras un sociólogo o un periodista, por muchos asesores que tenga, jamás podrá liderar la sítensis química de un nuevo fármaco, un científico sí podrá liderar políticamente un país (como Thatcher o Merkel), un periódico o una productora de cine. Y después añade que si esto es así, las universidades deberían fomentar más la educación en ciencias naturales (porque son más versátiles y pueden trabajar en cosas muy alejadas de su formación inicial y, además hacerlo muy bien,) que en las sociales. Porque éstas últimas siempre pueden estudairse al acabar las naturales (como hizo el propio Elías) pero, al menos en España, según Elías, los licenciados en ciencias sociales son tan analfabetos en ciencias naturales que jamás aprobarçan una carrera de ciencias o ingeniería. Y, según Elías, la mejor manera de tener una visión global de los problemas es tener a la vez una carrera de ciencias naturales y otra de ciencias sociales.
    Tambien señala que uno de ciencias pude comprender perfectamente el lenguaje de las humanidades y ciencias sociales (y, por tanto, comprender a sus asesores en estos terrenos); sin embargo alguien de ciencias sociales o letras es absolutamente incompetente para entender el lenguaje de la ciencia o la ingeniería, por lo que le resta capacidad de respuesta y entendimiento de problemas complejos.

  8. Aldo

    Y se me olvidaba decir que realmente Elías se queja de que, tendiendo los de ciencias tan buenas perspectivas, haya tan pocos científicos en el Congreso de los Diputados o en los periódicos. O que no piensen que ésa puede ser una buena profesión para un científico natural. Considera que si hubiese más científicos en puestos de poder, habría más sintonía entre las decisiones políticas y económicas y la protección de la naturaleza. Por no hablar de que no se permitiría en los medios tanto espacio para lo mágico e irracional, que es lo que preocupa a Elías (el retroceso del pensamiento racional, de ahí el título del libro).
    Tb se pregunta Elías que, si estudiar ciencias ofrece tantas posibilidades, por qué en España la gente prefiere estudiar ciencias sociales. Y se responde que porque son muchísimo más fáciles, y, además, para colmo, el título tiene el mismo prestigio universitario. Dice que a él le costó 23 veces más esfuerzo estudiar la licenciatura de químicas (teniendo MH de nota media de COU de ciencias) que ciencias de la información. Una de las afirmaciones más políticamente incorrectas que he visto escrita en mucho tiempo. El libro de Elías aporta muchos datos y estudios. Repito: de lo mejor que se ha publicado nunca en España sobre las diferencias entre ser de ciencias y letras.

  9. tallcute

    Aldo, muchas gracias por la aclaración. La verdad es que estoy justo en esa parte y no he tenido tiempo de seguir. Pero esa parte me pareció impactante y no pude evitar cortarla y pegarla.

    En efecto lo del esfuerzo no creo que sea políticamente correcto, pero me parece bien que lo diga si es lo que le pareció.

    A ver si cojo más el autobús y termino de leerlo ;)

  10. Luposo Bones

    @Aldo,

    Particularmente, tenía que estudiar bastante más para suspender una asignatura en c. químicas que lo que necesitaba para superar sin problemas un cuatrimestre en periodismo, por lo que estoy de acuerdo en ese punto, pero ahí acaba todo.

    Hay varías argumentaciones que son falaces en mi opinión. Por ejemplo, al decir que mientras un cientifico puede liderar un país, un politólogo no podría liderar una tesis científica, caemos en un error. Evidentemente nadie sin la preparación apropiada puede acometer una tarea técnica que requiera una alta especialización. Pero eso se aplica a una tesis sobre bioquímica o a un ensayo filosófico.
    Las mismas dificultades que un doctor en filosofía encontraría para defender la tesis de Tall&Cute, encontraría éste para comprender, por ejemplo, “El ser y la nada” de Sartre.

    Gobernar un país, por aburdo que parezca, no es una cuestión especializada, sino que, por generalista, está al alcance de gentes de muy diversa preparación. Las competencias necesarias no son de las que aparecen en el expediente académico, sino de un tipo mucho más difícil de objetivar.

    Por volver al post original, comentar que uno de los antecesores de Rubalcaba en el cargo en la época González, Jose Luís Corcuera, no era titulado universitario, sino electricista. (Por no mencionar a Roldán, que dirigió la Guardia Civil con un título falsificado si la memoria no me falla).

    Sobre el espacio a lo “magufo” que supuestamente reduciría la presencia científica, sólo mencionar que fue la filosofía la que desplazó a la mitología, y que es la ética la que debe ocupar el vacío que deja la religión en el mundo moderno.

  11. Aldo

    Luposo,

    Efectivamente, un país lo puede dirigir cualquiera y ahí está el ejemplo de Bush que estudió, además, en Harvard.
    Yo lo que entiendo en el libro de Elías es que él pone ejemplos para que los científicos no sólo se queden en el laboratorio y para que adquieran la seguridad de que su formación les permite enfrentarse a cualquier trabajo (incluso especializado) como ser periodista, diplomático, político, productor de cine, historiador, escritor, profesor de literatura o de periodismo. Profesiones a las que, en principio, un estudiante de biología, físicas o químicas no piensa que pueda ser de su ámbito cuando estudia la licenciatura.
    Elías considera que alguien con carrera de ciencias naturales puede hacer muchas aportaciones importantes si se dedica a la filosofía, literatura, cine, periodismo o historia. Y da muchos ejemplos como el profesor de física matemática de la Universidad Central de Madrid, José de Echegaray, que escribía en su tiempo libre obras de teatro que eran un éxito en su época y ganó el Nobel de Literatura. O Bertrand Russel, al que Elías elogia muchísimo, y que siendo un eminente matemático ganó el Nobel de Literatura con sus escritor filosóficos. O Norman Mailer, uno de los mejores periodistas y escritores del siglo XX y que tuvo formación como ingeniero.
    Lo contrario, sostiene Elias, no es fácil: que un escritor, un sociólogo o un periodista de letras, gane un Nobel de Física.
    Esa idea del libro, de que los de ciencias tienen una cultura más completa porque, si quieren, pueden participar activamente en las dos culturas (letras y ciencias), ha sido para mí una revelación fascinante de este libro. Y no es el pensamiento dominante habitual. Elías dedica casi 500 páginas a demostrar por qué siendo así, la idea es la contraria: que una persona de letras se las ingenia para venderse como que es más culto que alguien de ciencias. Y critica por ello a los medios de comunicación que extienden esa idea.

    Para Tallcute,

    Sigue leyendo porque para mi este libro ha sido una revelación. Merece que tomes más el autobús. Fascinante el capítulo que dedica a las dos culturas y también me ha gustado mucho el que dedica a las revistas científicas. La crítica a la todopoderosa Nature es muy interesante.

  12. tallcute

    Aldo, en ello estoy (Por cierto que mme han adelantado que le pega un tirón de orejas a Sagan… a ver si puedo pasar de esa hoja ;) )

    Luposo: hombre, estoy bastante de acuerdo con tu razonamiento excepto en lo del ensayo: vale que habría la misma dificultad en escribir un ensayo filosófico decente (no me refiero a una pedazo de obra como la que comentas que está por encima) que en mi tesis. Pero vamos, que dudo que me lleve 4 años a 45-50 horas semanales comprender el “Ser y la Nada”, que es la comparación que has hecho. Y digo esto después de devorar varios libros de filosofía.

    Ya que estamos con recomendaciones y el otro día Luposo escribió una cita de Gasset: excelente “La Rebelión de las Masas”, aunque este libro si que es políticamente incorrecto.

  13. Aldo

    A Sagan no. (O al menos no lo recuerdo) Es a Punset (por hacerse pasar por científico cuando no lo es y cometer fallos científicos flagrantes y la gente creer que lo que hace tiene seriedad) y, por supuesto, tb a Iker Jiménez y JJ Benitez. Es al final del capitulo XI.
    Tb le da caña a la filosófía (sobre todo a los filosofos de la ciencia que no saben de ciencia) y recuerda que Platón tenía en el frontispicio de su academia el lema de que “no entrara nadie allí sin saber geometría”. Esta idea de que para saber de politicas, etica o metafísica, antes hay que saber mucha física y matemáticas ha hecho sangre en muchos ambientes intelectuales de letras. En este sentido, el libro es una bomba de relojería para la universidad española, porque la crítica viene de alguien de dentro que ha vivido tanto el mundo de la ciencia como de las letras. Los de letras no soportan que se les rete a que estudien ciencias, porque saben que no pueden hacerlo. Pero, como dice Elías, les da pánico que la sociedad sepa que son tan incultos. Y, por ello, arrementen contra los científicos: desde el cine o la literatura al periodismo o la filosofía. Es una idea muy interesante

  14. Hel

    Aldo, después de ver tus comentarios me han entrado unas ganas enormes de leerme el libro.

    La verdad es que yo llegué a una conclusión parecida leyendo a Jared Diamond (“Armas, Gérmenes y Acero” y “Colapso”). Recuerdo que pensé, tiene que venir un biólogo a escribir dos de los mejores libros de historia que existen, y si son tan buenos es porque aplica su mentalidad científica para intentar explicar un gran número de procesos históricos.

  15. Hel

    Ah, y estoy completamente de acuerdo con lo de Punset, lo peor es que mucha gente piensa que es una de las personas que más sabe de ciencia en este país.

  16. tallcute

    Bueno, a mi personalmente -aun a riego de arder en la pira- me parece que Punset ha hecho una labor excelente comunicando ciencia tanto en televisión como en su blog. A pesar de que de vez en cuando la arme y que por supuesto es un divulgador y no un experto en las materias que suele tratar. Por cierto Hel, el otro libro que tengo a medias es precisamente Armas, gérmenes y acero y me está gustando mucho aunque creo que podría haber reducido el número de ejemplos.

  17. Luposo Bones

    Yo soy de los que no consiguen digerir a Punset. Compré uno de sus libros, y me resultó insufrible, pero efectivamente, es probablemente el divulgador de ciencia más conocido de nuestro país, y a falta de un Asimov o un Sagan que sean al tiempo científicos brillantes y grandes divulgadores, bueno es un Punset.

    Es un caso similar al de Sánchez Ocaña y su programa “Más vale prevenir”, que le convirtió en el “médico” más famoso de España, y en el que mayor confianza generaba en hipotéticos pacientes, sin haber pasado jamás por una facultad de medicina.

  18. Luposo Bones

    Ah, y sobre el Ser y la Nada… yo tuve que releer media docena de veces los primeros párrafos antes de decidir que mejor lo reintentaba dentro de unos añitos, porque no entendía nada.

    De hecho aún sigue en mi vieja habitación en casa de mis padres, esperando su momento… (Si te animas ya sabes…)

  19. Hel

    Reconozco que Punset le pone muchas ganas y que ha leído un montón de libros científicos, su problema, en mi opinión, es que a veces se le indigesta un poco la ciencia. No es demasiado crítico y muchas veces comete el error de creérselo todo, o de intentar combinar de forma poco acertada hipótesis incompatibles entre sí. Además, una vez creo que llevó a Uri Geller a su programa e intentó dar una explicación científica a lo que no era más que un timo.

    Sí, a mí también me pareció un pelín pesado con los ejemplos, se ve que es un hombre muy meticuloso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s