Selección natural y evolución entre chimeneas

Por mucho que Chuck Norris lo niegue, la evolución es un hecho y los biólogos no han dejado de recopilar datos y ejemplos (como el que nos contó El Erizo). Yo, que empiezo ya a tirar ya para clásico, me quedo con uno de los primeros que leí y que no por viejo pierde un ápice de belleza.

Ocurría que mientras Jack El Destripador se ocultaba entre la famosa niebla londinense una especie de polilla, la mariposa del abedul (Biston betularia), negra como el hollín vivía, como su propio nombre indica, entre los abedules ingleses. Allí permanecía oculta de sus depredadores naturales, los pájaros.

¿Oculta una polilla negra en un abedul?. Volvamos a Jack El Destripador y la niebla londinense. Como quedo patente con posterioridad esta niebla no era sino consecuencia de la contaminación producida por la Revolución Industrial. El humo y el hollín de chimeneas y fábricas cubría, como un manto negro perpetuo toda Inglaterra, incluidos los abedules.

Biston BetulariaLa famosa niebla londinense fue desapareciendo con los años a medida que la Revolución Industrial perdía su nombre en el siglo XX. La polución, poco a poco fue cesando y los árboles, antaño teñidos de luto, recuperaron su color natural.

En 1898, en plena Revolución, el 95% de estas polillas eran de color negro (denominadas carbonarias), mientras que el resto tenía un color blanco sucio que recuerda a los abedules que todos conocemos. Sin embargo, con los abedules oscurecidos, su color blanco les convertía en una presa fácil para los depredadores (B. Kettlewell). Una hipótesis plausible que se vería reforzada por el paso del tiempo. Mientras los árboles británicos recuperaban su color natural, la variedad carbonaria se enfrentaba a un problema: ahora, la diana era ella. Así, a medida que fue disminuyendo la contaminación, y con retardo la suciedad de los árboles, la población de polillas negras empezó a disminuir desde el citado 95% hasta el 50% de 1985 (como se observa en la figura inferior: en verde la variación en el porcentaje de carbonarias y en azul el porcentaje de partículas por millón (ppm) del aire con respecto a 1858).

 

PolillaSi volvemos atrás, antes de la Revolución Industrial, encontramos que la Polilla del abedul fue descrita originalmente en su color blanco sucio y que el primer ejemplar conocido de carbonaria fue encontrado en 1848 en Manchester. Experimentos más recientes demostraron que el color negro seguía una distribución mendeliana clásica y que, por supuesto, su coloración no dependía de su alimentación. Que las polillas soltadas en un entorno adverso (blancas en arboles enegrecidos o carbonarias en abedules normales) tenían serias dificultades para sobrevivir y que la proporción de carbonarias era directamente proporcional al grado de industralización de la zona de Reino Unido que se muestreaba. Este proceso de cambio de coloración en una población fue denominado Melanismo Industrial.

El gen responsable de la coloración negra pudo estar presente mucho antes de la Revolución Industrial, como el albinismo en otras especies y como ocurre normalmente en procesos de evolución, pero no imponerse a los otros hasta que la selección natural (ante un cambio en el ambiente por efecto del ser humano en este ejemplo) jugó un papel clave al limitarse las posibilidades de exito de las tradicionales polillas frente a las carbonarias. Al revertirse la situación, poco a poco, la moneda cambio de cara.

Gracias a los estudios con estas polillas se avanzó en el concepto de genética de poblaciones y en la comprensión de los procesos y fuerzas que rigen la evolución y la selección natural. 

6 comentarios

Archivado bajo Science & Nature

6 Respuestas a “Selección natural y evolución entre chimeneas

  1. Pingback: Selección natural y evolución entre chimeneas

  2. ¿Se puede dar un cambio tan drástico de color en apenas 50 años?

  3. tallcute

    Si, el gen ya estaba en el pool de genes del organismo aunque en menor proporción: es como el albinismo que es hereditario y que se encuentra en una pequeña proporción de humano.

    Imagínate que por alguna razón carecer de melanina (albinismo) resultara favorable para nosotros (un depredador que fuera incapaz de diferenciarnos en la nieve o la carencia de luz natural, entonces empezaría aumentar el número de albinos o personas con piel clara frente al resto (siempre que lo favorable supere a los problemas subyacentes de ser albino).

    50 generaciones son más que suficientes como han demostrado la hipertrofia muscular de los afroamericanos, la distribución de ojos azules en los países nórdicos, etc.

  4. nicolas

    Colegas de la fiascultad de ciencias.. VIVA CHUCK NORRIS!!!!!

  5. Pingback: 40.000 generaciones evolucionando en un tubo de ensayo « Tall & Cute

  6. Pingback: IES Salvaterra de Miño (Pontevedra) » As falenas do bidueiro, un exemplo de evolucion…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s