La solución puede estar en el error

“Para mi sorpresa y disgusto las densidades obtenidas por los dos métodos diferían en una milésima parte -una diferencia pequeña en si misma pero por encima de los errores experimentales- [..] Es una buena regla en el trabajo experimental revisar el motivo de una discrepancia cuando esta se presenta, en vez de seguir el instinto natural del tratar de olvidarla.”

John Strutt, premio Nobel de Física, explicando cómo descubrió el Argón, el primer gas noble descubierto, a partir de la pequeña diferencia que encontró al cuantificar la densidad del gas N2. El elemento descubierto no reaccionaba con nada (por ello era tan esquivo), y recibió el nombre de inerte en griego. [ver discurso en pdf]

(LLegue hasta el texto a partir de uno de los siempre buenos artículos del Tamiz)

Deja un comentario

Archivado bajo Pequeñas cosas, Science & Nature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s