Archivo diario: mayo 4, 2009

De cómo Feynman cambió el submarino nuclear por chocolatinas

richard_feynmanRichard P. Feynman fue uno de los científicos involucrados en el Proyecto Manhattan. Al parecer, y para consternación de un funcionario de patentes, ninguno de los científicos del proyecto (que incluía genios de la talla de Fermi, Oppenheimer o Von Neumann) parecía interesado en idear patentes. Durante una comida, dicho funcionario interrogó a Feynman sobre la posibilidad de patentar algo y este -seguramente para deshacerse del burócrata- le comentó que podrían crearse submarinos y aviones atómicos. La anécdota podría haber quedado ahí si no fuera porque a la mañana siguiente Feynman encontró en la mesa de su despacho las solicitudes preparadas para patentar ambas ideas. De esta forma, Feynman se hizo con las patentes del submarino nuclear y el avión nuclear. Curiosamente y debido al convenio firmado por todos los científicos del proyecto, Feynman sólo tenía derecho a un simbólico dólar por la explotación de cada patente. Dinero que Feynman reclamó para sorpresa del funcionario (el dinero era simbólico, y por tanto no existía una cuenta para ello), quien pagó a Feynman de su propio bolsillo. El científico no tardo en gastar tan elevada suma en la cantina de Los Alamos invitando a toda la División Teórica a chocolatinas y naranjada.

Leído en «La Conferencia Perdida de Feynman« Richard P. Feynman y editores. Metatemas (Tusquets editores). Fuente de la foto: Wikipedia.

Relacionado:

16 comentarios

Archivado bajo humor, Science & Nature