Recordando para olvidar

¿Recuerdas muchas cosas de lo que estudiaste ayer mejor que lo que acabas de leer ahora mismo? No es un fenómeno extraño, la memoria a largo plazo es un proceso complejo que comienza unas 24 horas después de que se hayan recibido los estimulos a recordar (para la memoria ligada al  aprendizaje una hora podría llegar a ser suficiente) y que una vez que es almacenado puede permanecer indefinidamente. Este proceso se denomina consolidación de la memoria y fue propuesto a finales del siglo XIX por Müller y Pilzecker. Aunque es proceso no del todo conocido, los datos actuales apuntan a la formación de nuevas conexiones sinápticas entre neuronas y una alta síntesis proteica como factores clave.

imagen lineas

La imagen que contenía la linea original (A) fue abierta, capturada a igual resolución y guardada otra vez. Tras varias iteraciones se obtiene la linea B que ha perdido parte de la información (degradado) que tenía A

¿Pero qué ocurre con la memoria una vez que ha sido consolidada? Hasta hace una década todo apuntaba a que esta permanecía incorruptible cada vez que era recordada, sin embargo estudios en ratas (ver artículo) apuntan a que, tras recordar un suceso, los datos son guardados otra vez en las neuronas. El Dr. Joseph LeDoux, supervisor de dichos estudios, sugiere que  de esta forma se podrían incorporar imperfecciones al recuerdo. Este proceso, que se ha denominado reconsolidación de la memoria, equivaldría a la perdida de información que se produce al variar el formato de algunos tipos de archivos electrónicos (ver imagen superior). 

“The very act of remembering might render memories fragile, subject to change or perhaps erasure” 

Joseph LeDoux (The Scientist)

La idea que subyace tras la hipótesis de la reconsolidación de la memoria es que todos los recuerdos son modificados por el mero hecho de ser recordados, adquiriendo nuevos matices o cambios que podrían finalmente borrar el recuerdo original.

El Experimento

A los sujetos (Ratas) del experimento se les condicionaba a estar asustados frente a un estimulo: un sonido que precedía a una descarga eléctrica, de forma que cuando oían el sonido se asustaban. Sin embargo, al bloquear la síntesis proteica de una determinada zona del cerebro a una rata ya condicionada, esta es incapaz de recordar que tras el sonido va a sufrir dolor. La elevada síntesis proteica estaba anteriormente relacionada con la consolidación de un nuevo suceso por lo que los datos apuntan a que la memoria es otra vez consolidada al recordarse.

Referencias y enlaces relacionados:

10 comentarios

Archivado bajo Science & Nature

10 Respuestas a “Recordando para olvidar

  1. Pingback: Recordando para olvidar

  2. Txus

    Si… desde luego son aquellas cosillas que dan de que hablar a unos tales creacionistas. Triste, pero cierto…

  3. tallcute

    Txus, imagino que te refieres al hecho de que no se conozca como funciona la memoria.

  4. Tim

    Si de verdad fuera cierto que son las ratas quienes experimentan con nosotros… Leyendo estas cosas uno comprende lo que dependemos de esos roedores.

  5. derribandomuros

    Hola, lo primero que me gustaria decir es que creo que se podria haber usado otro estímulo no relacionado con dolor o sufrimiento (por ejemplo comida o agua), para llegar a las mismas conclusiones. Dicho esto (que a veces creo que los investigadores/as sois un poco “sado” en los laboratorios), comento algo relacionado con el post. Es cierto que los recuerdos se almacenan en la memoria a largo plazo que se encuentra en la zona más alejada de la frente (cerca de la nuca). La información almacenada en esta zona es la más consolidada del ser humano, y es la última que se pierde en caso de enfermedad (ejemplo alzheimer). Aquí se almacena bastante información pero aquella que permanece en caso de enfermedad es la que está reforzada con más elementos que la mera información escrita (por ejemplo: olores, visualización de una situación, tacto…). De hecho, podemos hacer una prueba sin necesidad de infringir dolor a ningún sujeto: cierra los ojos y recuerda la primera vez que te bañaste en el mar: seguro que a tu mente ha acudido un recuerdo que se completa con imágenes (una playa, quizás tu bañador o tu propia imagen, el olor a salitre, el sol…).
    Para que un recuerdo o una nueva información se almacene en la memoria a largo plazo han de ocurrir determinadas cosas que pueden explicar parte del funcionamiento a nivel neurológico. Y es que, para que el ser humano pueda asimilar una nueva información, debe poder relacionarla con algo que ya haya aprendido. En caso de no ser así, la eliminará al no ser que la practique de forma asidua. Un ejemplo: las tablas de multiplicar o la tabla priódica de elementos solo se pueden aprender desde la memorización pero las ciencias, la historia o los idiomas solo es posible dominarlos desde la comprensión. La tabla de multiplicar está arraigada debido a su uso pero la tabla de elementos (al menos en los casos de personas no relacionadas con la ciencia), se queda en una mera evocación que es necesario repasar, en caso de querer utilizar dicha información.
    La necesidad de construir aprendizaje que se unan con los conocimientos previos se basa en la mayoria de teorias pedagógicas modernas y es la base de los sistemas educativos actuales. Y es que, dicho de otra forma: sin un buen terreno y unos buenos cimientos es imposible construir un edificio y que siga en pie durante muchos años, por bonito o caro que sea.
    En cuanto a lo de que los recuerdos son modificados por el mero hecho de ser recordados, parte de esta situación se da por la madurez y el conocimiento que el sujeto ha ido adquiriendo desde que sucedió esa situación.

  6. Tania_

    Y será que al recordar también reinterpretamos.

  7. Curioso… De modo que eso permite que, cada vez que se recuerda algo, ésto se modifica, sea enriqueciéndose (como el médico que ve una enfermedad) o degradándose (como una anécdota que contamos).

    Lo del archivo de imagen que pierde calidad me ha recordado este vídeo en Foto Microsiervos en el que explican qué pasa con los jpg cuando se vuelve a guardar.

    Y ahora, en letra más chiquitita, otra curiosidad por mi parte: no sé el mecanismo fisiopatológico que habrá detrás, pero el efecto Zeigarnik explica que se recuerden mejor las tareas inacabadas que las completadas.

  8. Joder, no sólo no ha salido la letra más pequeña en el comentario, sino que ahora lo releo y la redacción es infame… Copiaré cien veces: “Releer lo que escribo antes de enviarlo”😳

  9. tallcute

    Idoia, la memoria no se almacena igual para todos los estímulos, los investigadores trabajaban con la memoria del dolor, así que no había más opciones. Los cambios que estos investigadores sugieren no se refieren al cambio de interpretación o a añadir nuevas ideas por el paso del tiempo sino a la modificación de cada recuerdo por el simple hecho de ser recordado.

    EC-JPR, no había visto el vídeo y además estuve buscando algo para no tener que currarme yo la imagen. Te perdono la redacción y no necesitas poner en letra pequeña el spam… digo los enlaces a tu blog😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s