Fantasmas

Mi padre era solo un niño muy pequeño, sin embargo se percató de que algunas mañanas los campos, el día anterior baldíos, se encontraban bien labrados después del alba. Creía que los espíritus y fantasmas los trabajaban por la noche. Me contó que una mañana le preguntó a mi abuela cómo podían los fantasmas labrar la tierra por las noches. La respuesta fue una reprimenda y una bofetada. 

Tardaría aun muchos años en comprender que los maquis, los hombres del monte, bajaban por las noches a labrar esa tierra gallega al amparo de la noche. No podían dejar a su familia sin su fuerza de trabajo ni terminar una guerra que ellos no habían buscado. 

Sin embargo, parece que todavía hay que recordarle a algunos que esos hombres no eran fantasmas, que existieron y que tanto ellos como los suyos fueron forzados a vivir de una forma infrahumana.

9 comentarios

Archivado bajo Politics & Society

9 Respuestas a “Fantasmas

  1. Aquello, si que fue una crisis.
    Una historia preciosa.
    ¡Salud en tiempos de crisis!

  2. Ahí te he visto. Y si alguien te dice esto no es ciencia, dile que sí. Es Humanidad.

  3. ¿70 años después y aún queremos recordarlo?

    Creo que deberíamos mirar hacia adelante, no seguir exprimiendo antiguos rencores.

    No entiendo este artículo

  4. tallcute

    Creo que eso es más fácil de decir cuando no le toca a uno directamente. Supongo que la gente que tiene un abuelo enterrado en alguna cuneta no opina lo mismo.

    “Para poder pasar página. antes hay que leerla”
    Esteban Beltrán, Director de Amnistía Internacional (España)

  5. De tantas veces que hemos leído esa página nos hemos envenenado y en muchas ocasiones enfrentado unos con otros, echándonos la culpa por asuntos que ya no tienen sentido en nuestro modelo de vida. No tienes nada más que ver lo que ocurre ahora. Se quiere desenterrar a personas asesinadas por los nacionales, y el otro bando pone el grito en el cielo porque no hay el mismo tratamiento para los que fueron asesinados por los republicanos.

    Supongo que cuando este puñetero país demuestre madurez para estar unido tras ese terrible pasado será momento de honrar a los muertos. Pero tal y como están las cosas, para que una vez más desde arriba se muerdan unos a otros, en mi opinión no hace más que perjudicarnos y echar sal sobre viejas heridas no cicatrizadas.

  6. Luposo Bones

    Decir que esos asuntos no tienen sentido en nuestro modelo de vida es absurdo. Cada día los periódicos hablan de hechos que o nacieron de aquellos hechos o amenazan con repetirlos.

    No podemos limitarnos a decir “todos fueron malos”, o decir “si hubieran ganad los otros habrían hecho lo mismo”. Hay más desaparecidos documentados en la guerra civil española que en todas las dictaduras sudamericanas, pero mientras se acepta que Pinochet fue un ser despreciable, todavía hay muchos que excusan a los golpistas que barrieron durante 40 años las libertades de este país.

    Es necesario que las nuevas generaciones tengan claro que el franquismo es despreciable, que sus actos son condenables sin excusas, y que defenderlos es inadmisible para cualquier persona de bien. Y, lamentablemente, hay demasiada gente que no tiene eso claro todavía.

  7. La única forma de que la historia no se repita es conocerla. Esta historia en particular sólo podía ser gallega. Nada nos apartará nunca de nuestras huertas, aldeas y fincas. Da igual lo urbanita que te vuelvas, si eres gallego vuelves de una forma u otra a las patatas.
    Esta historia en particular no la conocía, pero si otras como las maletas y las armas enterradas, por si volvían a hacer falta, los zulos, el monte y Portugal para el extraperlo y no pasar hambre. Mi abuela cuenta como iban a la aldea y al volver cantaban y hacían un poco el loco para que al volver a entrar en santiago no les quitasen la comida que traían bajo las faldas. Claro que hay que recordar estas cosas, no existe otra forma de evitarlas.
    y a los muertos por los republicanos ya se encargaron de honrarlos y enterrarlos, así que no es igual.
    bicos

  8. Me ha gustado mucho la historia, Tall. Y, al hilo de lo que dicen luciacastrodiaz y nitroglicerino, creo que todos nosotros hemos visto esos monumentos a los “Caídos en la Cruzada por Dios y por España” (en mi ciudad hay una basílica con ese lema en el frontis). Que yo sepa, a los del otro lado no los honró nadie, y sí los vejaron muchos. Así que no, ambos bandos no son iguales, y hay un agravio que aún podemos resarcir.

  9. Pingback: Sobrellevando a los fascistas « Tall & Cute

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s